Sí,me pasan estas cosas;pero te pueden pasar a ti!

Wednesday, August 10, 2005

Ya tengo animalitos!!!

Casi un mes sin escribir... vergüenza debería darme... pero es que entre una cosa y otra, que si tal y tal, pues claro, se pasa el mes y yo no escribo.
Aunque no ha pasado nada importante a parte de la acampada del fin de semana pasado, en la que nos fuimos a la arboleda y que supuestamente iba a durar tres días e incluso hablaban de estar más, y que al final no estuvimos ni veinticuatro horas. Eso sí, el último día nos pusimos como cerdos a comer toda la comida que nos quedaba. Moraleja: no volver a ir de acampada a la arboleda con frikis.

Cambiando de tema... ya tengo animalitos en casa!! Que ganas tenía... Son dos crías de jerbo, los dos machos, el rubio se llama Soichiro y el gris Eiji son hermas y se apellidan Minumoto.
Los dos no son míos, uno de ellos, Sô, es de Mikelats, pero como en su casa no lo podía tener, pues me ha dejado una jaula ya que yo no tenía y yo los tengo en mi casa a los dos juntos. Aunque mi madre tampoco me deja... jejeje...

Son súper monos!! Mucho más mansos que los hámsteres normales y para mí, más bonitos(sobretodo mi Eiji, pero los quiero por igual jeje) Les gusta mucho corretear por el suelo y pegar botes. Soichiro tiene ciertas tendencias suicidas y es más hiperactivo que su hermano, que tiende a dormirse en donde puede (normalmente debajo de la rueda de hierro. Se llevan muy bien entre ellos, no se pelean y duermen juntitos y hace un rato han estado en la rueda los dos a la vez. Son tan monos... me los comía a bocados...

A parte de esto, poco más a pasado en este mes que merezca ser escrito. Que triste... un mes y escribo solo esto... En fin, no creo que en esta semana escriba tampoco mucho más ya que no pasará nada hasta el sábado, que celebro el cumple de la depravación y de la crueldad, tries... ese día si que escribiré... jejeje
Bueno, pues a falta de nada mejor que decir y sin ganas de aburrir a quien esté leyendo esto, aquí concluyo.

En el próximo más y mejor!!!

Friday, July 15, 2005

La síntesis no es lo mio...

Como pasa el tiempo... Hacia ya bastantes días que no escribía; aunque no me habían pasado tampoco cosas remarcables, así que no importa, pero el pasado fin de semana si que ocurrieron, pero causalidades de la vida a mi PC le dio por no funcionar hasta que anteayer dijo que me buscase a otro para conectarme, porque el no estaba por la labor y me dejó sin conexión.

Snif, fue muy cruel, con lo bien que le trato..., si tiene hasta nombre... (creo que debería dejar de ponerle nombre a las cosas...) pero a mí ni chus me deja sin Internet, y como el de la tienda me dijo que yo sola no podía configurar de nuevo la tarjeta de red(no sé qué complicación tendría...) me baje las dos cpus de casa para la tienda para que las arreglaran y al día siguiente, ayer ya las tenia arregladas; realmente era una tontería con la tarjeta de red, pero bueno, lo importante es que ya tengo de nuevo Internet. Aunque ahora no me sirve para mucho porque no hay nadie en el messenger y no hay ninguna pagina en la que quiera entrar así que... escribo aquí. También podría escribir algunas de las historias que tengo por ahí empezadas... uf, mucha pereza, que vaga soy... mejor otro día y ahora cuento eso remarcable que ocurrió este fin de semana y que no pude escribir.

El viernes por fin fui a Tarasu, que ya era hora y estuvimos como todos los veranos (al menos los que yo he estado) sentaditos en las escaleras. Yo hice ronda de móviles acompañada por Shuyin(creo que es así, no me peguéis, soy pésima para los nombres) porque debido al pequeño “percance” que sufrió mi anterior móvil, no tenia ningún numero de los de la asociación.
Tras algunos desvaríos de la gente y las ya incontables coñas a Sayuri y Ganix por..., bueno, la gente que lo lea supongo que sabrá por que... no había mucho mas que hacer así que junto con Lia, Kuku, Seru, Hyoga, Mikelats, Dende y Shuyin fuimos hasta centro mail para que Hyoga se comprase algo para una consola (una funda o algo así, creo) y después como había mucho tiempo nos fuimos de ronda por los sex-shops de Bilbao (las cosas que se llegan a inventar...) y después yo me fui al metro porque tenía cine con mis amigas y el resto se fue a lo suyo, algunos al otro cine y otros a sus casitas o las de otras personas...

Al final la película la fuimos a ver al puerto deportivo; se suponía que íbamos a coger la sesión de las 10:15, pero llegamos tarde y ya había empezado, así que al final nos cogimos entradas para la de la una y como teníamos tiempo de sobra, como no, nos fuimos a comer algo.
Fue muy entretenido, mucho más que la película, el tiempo que estuvimos en las terrazas del puerto comiendo y hablando (y yo riéndome, que me pegaron unos cuantos ataques y me ponía a reírme yo sola sin más) y mis amigas y yo probando por primera vez un kebab, que nos gustó mucho, (a Ibon no sé si le daría tiempo a saborearlo, porque se lo metí un poco bastante, así que igual no le dio tiempo a pasar por las papilas gustativas...) hay que volver a comer.

La película, bueno, que no daré mi opinión por no herir la sensibilidad de la gente, solo diré que me pasé la mitad de la película hablando y la otra mitad durmiendo, así que...
Pero el aburrimiento causa estragos y si ya de por sí la mente de una persona no funciona correctamente... pues, pasan cosas como la que pasaron.
La cosa fué que tras salir del cine, ya cada uno nos íbamos a nuestras casitas, y claro, recién salidos de la película, el sopor aun nos rondaba, así que íbamos (al menos yo) mirando al suelo, y entonces vimos un bicho negro que en un principio pensamos que era un escarabajo que estaba rebuscando en la hierba de un árbol, pero no! Era una cucaracha! La cosa claro está, podía haberse quedado ahí, pero nunca se queda ahí... así que Ibon (como no) se metió con ella e intento asustarla con el pie y la cucaracha pareció amilanarse (como es normal si se te acerca alguien que te saca casi dos metros) pero... je... jeje...no lo hizo... cuando Ibon la fue a pisar se echó hacia atrás y luego se volvió a atacarle! Le ataco una cucaracha... Ibon por supuesto se aparto (quien sabe lo que podría suponer en él la picadura de una cucaracha... o en la cucaracha...) y tras eso decidió que lo mejor era irse a dormir, que le hacia falta y por una vez nosotros también hicimos lo mismo. Igor y Txiki nos acompañaron a Yuki y a mí que cogimos por los pelos el metro en Gobela y ellos se fueron a Leioa.

Yuki y yo contentas en el metro, por haberlo podido coger, pero nuestra alegría se esfumó cuando llegamos a San Ignacio y vimos como se marchaba nuestro metro, pero lo que más nos dolió fue ver el panel y comprobar como el siguiente era en media hora.
Nos decidimos a sentarnos y esperar, ya que no quedaba mas remedio pero cuando la naturaleza llama, llama. Así que (gracias al bono anual) salen del metro en busca de un bar abierto a las casi cuatro de la mañana, algo un poco complicado teniendo en cuenta que era viernes y que en San Ignacio conocemos la parada de metro y desde dentro.

Pero no podíamos esperar, así que con paso decidido fuimos en busca de un bar, y como no, lo encontramos. En un principio creíamos que era un bar de striptease o directamente un prostibulo porque el dibujo que tenia alrededor de todo el establecimiento realmente hacia pensar eso. Nos acercamos así como que no quiere la cosa y mientras Yuki se me agarraba bien yo miraba de reojo el bar; en la puerta había dos gorilas, uno haciendo honor al nombre por su voluminosidad y el otro con un chaleco antibalas (muy normal) Yuki dijo que ni loca entraba, pero no aguantábamos hasta casa así que yo con mi carita de niña buena me acerque y les pedimos amablemente que nos dejasen pasar, que solo era para ir al baño, y el gorila voluminoso muy majo él, nos llevo hasta los baños (solo la puerta, no entró).

Al final el bar resultó ser una discoteca de música únicamente latina y con gente únicamente latina, que también muy majos nos hacían pasillo y nos escanearon según pasábamos. Por fin llegamos la baño... creo que nunca había visto semejante cosa... Yuki y yo supusimos que en sus orígenes había sido un baño, pero nos costaba creerlo. Entramos en uno y era todo un espectáculo; la cisterna rota, el water taponado por papel, la tapa de la cisterna dentro del tanque de agua, la tubería rota... y no sigo porque esto se hace muy largo. Bueno, después de salir del baño y agarrando bien las mochilas salimos del bar, fuimos hasta el metro, lo cogimos y después de pasar por mi casa a por mi mochila nos fuimos a su casa, porque me quedaba allí a dormir. Allí poco más paso, empezamos una partida, pero estábamos muy cansadas y nos acabamos durmiendo hasta las dos del mediodía del día siguiente.

Y eso fue todo, lo del día siguiente lo contare en otro post que sino se hace un pelin largo (tengo que practicar mi capacidad de síntesis...) En el próximo más y mejor!

Saturday, July 09, 2005

Por fin en casa!!Aunque dos días antes...

Por fin en casa!!!Que ganas tenía de llegar...
En realidad debería haber vuelto el día diez tal y como dije, pero no podía aguantar mas tiempo allí; ha sido una primera experiencia campamentil bastante desagradable... En fin, para todo hay una primera vez y esta ha sido la mía así que eso es lo que hay.

Tampoco ha sido tan mala, algunas cosas estuvieron bien, pero en general bastante penoso, tanto en actividades, como en gente(incluyendo a los monitores. Lo mejor del campamento han sido todas las fotos que he sacado(de 27 salgo en unas 3 mas o menos); a cada sitio que íbamos ahí estaba yo, como un japonés en visita turística, sacando fotos. La mayoría son paisajes (una de las pocas cosas buenas que tubo el campamento), montañas llenas de árboles; eran muy bonitas... en fin, yo y mi pasión por la hierva...

A parte de eso, hice escalada en una de las paredes de la casa(bastante patético, se hacia en cinco minutos), fuimos una tarde a remar en canoa(mucho asco, fuimos a una piscina natural llena de algas y de mierda), a una especie de cueva llena de charcos d barro en los que más de uno se bañó, fuimos a “sentar a caballo” (tu te sentabas en el caballo y él andaba, ni siquiera hacia falta sujetar las riendas, el caballo se movía solo, se sabía el camino) y también hicimos la fantástica tirolina tras ser arreglada tres veces consecutivas (te tirabas y en dos segundos te comías el suelo) y no me olvidare de esas fantásticas noches de “discoteca” siempre con la misma música y encendiendo y apagando una luz que te dejaba cegato (que bien me las pasé yo en el sofá del albergue durmiendo...) y ya, eso es todo, que visto así todo seguido bien, pero teniendo en cuenta que estuve ocho días y que nos levantábamos a las ocho y nos acostábamos a las doce, es un tanto... en fin, dejémoslo en escaso.

Pero el año que viene volveré, no por masoquismo, yo de eso nada, pero espero que al próximo que vaya sea mejor. Cambiare de sitio, por supuesto, así que todo es cuestión de suerte, y paciencia, mucha paciencia.....

Friday, July 01, 2005

De campamento!!!

Bueno, esta vez seré un poco más escueta.
Mañana, (en realidad hoy) me voy de campamentos a Cantabria (sí, ya no muy lejos, que le vamos ha hacer) a San Miguel de Aras. Es la primera vez que voy de campamentos y me hace ilusión. Voy yo sola, y la verdad es que prefiero, así puedo estar a mi bola sin tener que estar obligada a estar con alguien; el problema será si me quedo sola todo el campamento... Vah, da igual yo voy a pasarlo bien y ha estar un tiempo fuera de casa, que ya lo necesitaba, aunque echare de menos a la gente de aquí y no poder ir a Tarasu (siempre pasan las mejores cosas cuando no estoy... porque será??) Y también las partidas de rol... tries, espero que haya alguien que juegue a rol, porque sino... no puedo estar diez días sin jugar! Siempre me puedo llevar un objeto punzante o cortante y pedir amablemente voluntarios... jejeje
En fin, hoy no hay mucho que contar, solo decir que volveré el día 10, así que obviamente hasta entonces no podré publicar nada. Así que...
Volveré! Y mi venganza será terrible!!(Algún día descubriré quien dijo eso)En la próxima más y mejor.

Saturday, June 25, 2005

Buen día para empezar (Ke monas eran las ratas! Ahi corriendo...)

Hace tiempo que quería escribir un blog, pero nunca encontraba tiempo o cuando lo tenía no sabia que poner; pero hoy ya no podia pasar sin escribir, creo que es la situación más surrealista en la que he estado.

Hoy se supone que iba ha ser una tarde relativamente normal; reunión, a la que iba ha llevar a Txiki porque por fin la había convencido, luego entrenaríamos un poco con Susana para el examen de amarillo de mañana(aunque en realidad es hoy porque son las tres y pico de a madrugada) y después iba ha celebrar el cumpleaños de Takeru y Seru; todo normal.Pero claro, no ha sido NADA normal el día.

Al principio todo bien, quedo con Txiki en Bilbao, vamos ha Tarasu, nos informamos bien de la hora del cumpleaños y del sitio y nos vamos de la misma a Zubiarte a buscar a Susana. Una vez allí, con Susana e Igor, que también había venido, y como teníamos hambre nos fuimos a comer algo al Mc Donalds. Estábamos mirando unas hojas con los movimientos básicos mientras intentábamos evitar que Igor hiciera gala de sus dotes como fotógrafo con nosotras, y nos dimos cuenta de que había dejado de llover, que era la causa de que hubiésemos quedado dentro de Zubiarte y no fuera para entrenar. Entonces, a Igor y a Txiki se les metió en la cabeza que había que entrenar en la calle, y ahí empezó todo.

Salimos entonces a la calle y nos fuimos todos al paseo que hay entre la ría y Zubiarte. Ahí se me cruzaron los cables(para variar)y no se me ocurrió otra cosa que sentarme en uno de los amarraderos oxidados que están por detrás de las barandillas. Después de hacer el chorra e insultar a Igor por sacarme fotos, obviamente decidí salir de done estaba para empezar el entrenamiento. Y hete aquí que por causalidades de la vida mi móvil, que estaba en uno de los bolsillos, resbaló muy graciosamente y se calló a la ría.
Sí! Se me calló! A que persona se le cae el móvil a la ría??! A mí, claro esta...
Cuando me giré y vi durante unos segundos como se hundía, (no demasiados, todos sabemos lo transparentes que son las aguas de la ría de Bilbao...) no acababa de créemelo, no me podía estar pasando eso de verdad, pero si, mi móvil estaba en la ría y era imposible recuperarlo. Ni dije nada, ni llore, ni grite ni nada, me senté en un banco y me quedé callada. Pero claro, no podía quedarme mucho tiempo así, porque hoy iba a llegar tarde y si me llamaban al móvil y no lo cogía(obviamente no podía), podía morir al llegar a casa. Así que tuve que andar de telefonista con los móviles de los demás, mas bien el de Susana, que era el único que tenia saldo y batería.
Después de llamar a mi padre, para que avisase a mi madre de que tenia móvil porque se me había caído a la ría (surrealista total) ya me tranquilicé y empezamos a entrenar, porque entre una cosa y otra llegaba la hora de irse. Apenas entrenamos, hicimos unos cuantos movimientos básicos y unos desplazamientos y cada cual a su casa(o en nuestro caso a Tarasu).

Después de ir a Tarasu y volver de nuevo al Zubiarte porque la gente ya se había ido, cosa que me hizo mucha gracia, por fin llegamos a donde estaban todos en grupos con tropecientas mesas unidas y comiendo cada cual una cosa. Llegamos a tiempo para los regalos y para recibir los consiguientes besos por ellos (yo por cierto la gran mayoría, porque me senté entre los dos del cumpleaños. Yo repartí mi bizcocho de chocolate al que quiso (que se quedo pequeño, ya haré de nuevo) y nos fuimos ha comprar un helado al burger. Estuvimos un par de horas o así con todos desvariando un poco, y sobre las once y media y tras repartir besos a todo el mundo, nos fuimos a dar una vuelta. No es que sea muy normal dar una vuelta por Bilbao a las casi doce de la noche dos chicas solas, pero bueno, eso fue lo más normal de todo lo que hicimos esa noche.

Como no se nos ocurría donde ir a la que se le cruzó el cable entonces fue a Txiki, y dijo que quería entrenar a los pies de Lloth (la araña del gugen, renombrada por ella en honor a la diosa araña de los drows) y allá que nos fuimos. Pero según nos acercábamos, nos dimos cuenta de que estaba vallada! Dimos una vuelta alrededor de las verjas de hierro que la rodeaban y vimos la majestuosidad del trabajo de los que habían puesto esa verja, que supusimos era para que la gente no se acerase demasiado, pero había un pequeño detalle que nos hacia dudar de ello, ya que un hueco por donde podían pasar dos personas a la vez quedaba totalmente a la vista; pero en fin, lo que queríamos era entrar y eso hicimos. Aunque no pudimos entrenar mucho porque no dejaba de pasar gente; era increíble la cantidad de gente que se paseaba a esas horas por Bilbao... Decidimos sentarnos en una de las losetas que o estaban mojadas y nos pusimos, como no, para aprovechar el rato, a jugar a rol. Estuvimos algo menos de una hora y como nos empezábamos a dormir, y teníamos que estar descansadas para el examen de aikido del día siguiente, decidimos irnos hacia el metro para llegar a casa algo antes. Y lo habríamos hecho, sino hubiera sido por la gran idea que tuvo Txiki.

Como ya habían pasado casi cuatro horas desde que se me cayó el móvil y la marea había bajado, Txiki dijo que podíamos acercarnos a donde se me había caído, para ver si lo veíamos. No teníamos tampoco nada mejor que hacer, así que fuimos hacia allí mirando el borde de la ría. Y cuando nos pusimos delante de donde se me había caído... Sí! Ahí estaba!! Apoyado perfectamente encima de todo el barro, a la vista de cualquiera. Casi ni me lo creía. Pero claro, estaba en la ría de todas maneras, así que no había forma, pero estaba tan cerca... porque no había escaleras a ese lado?!

Lo normal habría sido dejarlo por imposible, sin más, estaba ahí pero no se podía coger, pero claro, no somos normales así que decidimos bajar a por él. Fuimos hasta una plataforma de madera, bajamos por ella y nos metimos entre las piedras y el lodo; traspasamos la salida de aguas, vimos correr a unas cuantas ratitas... (que monas ellas) todo muy normal, pero entonces yo estaba prestando toda mi atención a donde pisaba porque a las dos de la mañana no es que hubiera mucha luz y con todas las piedras cubiertas de fango era difícil no resbalarse, cuando oí un alarido desesperado. Era Txiki, que no se le había ocurrido otra cosa que salir de la zona de piedras y meterse en el lodazal y no es que estuviera un poco, no, estaba hasta las rodillas totalmente hundida. Me acerqué como pude y tirando de ella la saque y la puse encima de las piedras. En ese momento casi se cae de nuevo cuando vimos a una rata pasar dando saltos al lado nuestro. Pero no importaba, estábamos muy cerca! Lo íbamos a conseguir, o eso pensamos... Yo no me achiqué y a pesar de que Txiki estaba casi muerta del asco porque estaba cubierta de mierda, yo decidí seguir, apenas unos metros me separaban de mi móvil y lo iba a coger; pero mi cabeza tubo que resignarse al notar como se hundía mi pie al posarlo sobre el fango.

A mi no me importaba mancharme un poco más, así que le dije a Txiki que cogiera un palo para comprobar cuanto cubría... Decidimos dejarlo cuando vimos que nos tendríamos que meter mínimo hasta la cintura, así que Txiki toda pringada y yo resignándome salimos de la ría.
Todo podía haber acabado ahí, pero no! Después de que Txiki se limpiase como pudo, pasamos por delante de unos obreros que estaban poniendo unas verjas(trabajando a las dos de la mañana, en Bilbao, inaudito) y se nos ocurrió la también gran idea de decirles que a ver si nos podían ayudar a sacar el móvil de la ría. Bien, pues después de tres años para que no pudieran entender(eran todos extranjeros, de ahí que estuvieran trabajando) se rieron todos de nosotras a la cara, qué crueles...
Pero la paranoia no acabó ahí! Como yo estaba un poco depre por no haber podido coger el móvil iba mirando al suelo y vi una tuerca, y otra y otra y se lo dije a Txiki, que se le volvió a cruzar el cable y gritó”: pues ahora me las llevo!” Y ahí estuvimos, hasta el metro todo el camino cogiendo tuercas para que los obreros no pudieran atornillar el puente. Después llegamos al metro, cogimos el de Plentzia, me despedí de Txiki, me baje en San Ignacio y cogí el de Deusto, en el que me encontré con Oci y al que le conté en resumido esta historia y al que en gran parte debo el haber escrito esto, porque fue él el que me dio la dirección.

Y eso ha sido mi día normal, creo que no ha estado mal para empezar, aunque tal vez un poco largo, pero en fin, que le vamos ha hacer, en el próximo más y mejor!