Friday, July 15, 2005

La síntesis no es lo mio...

Como pasa el tiempo... Hacia ya bastantes días que no escribía; aunque no me habían pasado tampoco cosas remarcables, así que no importa, pero el pasado fin de semana si que ocurrieron, pero causalidades de la vida a mi PC le dio por no funcionar hasta que anteayer dijo que me buscase a otro para conectarme, porque el no estaba por la labor y me dejó sin conexión.

Snif, fue muy cruel, con lo bien que le trato..., si tiene hasta nombre... (creo que debería dejar de ponerle nombre a las cosas...) pero a mí ni chus me deja sin Internet, y como el de la tienda me dijo que yo sola no podía configurar de nuevo la tarjeta de red(no sé qué complicación tendría...) me baje las dos cpus de casa para la tienda para que las arreglaran y al día siguiente, ayer ya las tenia arregladas; realmente era una tontería con la tarjeta de red, pero bueno, lo importante es que ya tengo de nuevo Internet. Aunque ahora no me sirve para mucho porque no hay nadie en el messenger y no hay ninguna pagina en la que quiera entrar así que... escribo aquí. También podría escribir algunas de las historias que tengo por ahí empezadas... uf, mucha pereza, que vaga soy... mejor otro día y ahora cuento eso remarcable que ocurrió este fin de semana y que no pude escribir.

El viernes por fin fui a Tarasu, que ya era hora y estuvimos como todos los veranos (al menos los que yo he estado) sentaditos en las escaleras. Yo hice ronda de móviles acompañada por Shuyin(creo que es así, no me peguéis, soy pésima para los nombres) porque debido al pequeño “percance” que sufrió mi anterior móvil, no tenia ningún numero de los de la asociación.
Tras algunos desvaríos de la gente y las ya incontables coñas a Sayuri y Ganix por..., bueno, la gente que lo lea supongo que sabrá por que... no había mucho mas que hacer así que junto con Lia, Kuku, Seru, Hyoga, Mikelats, Dende y Shuyin fuimos hasta centro mail para que Hyoga se comprase algo para una consola (una funda o algo así, creo) y después como había mucho tiempo nos fuimos de ronda por los sex-shops de Bilbao (las cosas que se llegan a inventar...) y después yo me fui al metro porque tenía cine con mis amigas y el resto se fue a lo suyo, algunos al otro cine y otros a sus casitas o las de otras personas...

Al final la película la fuimos a ver al puerto deportivo; se suponía que íbamos a coger la sesión de las 10:15, pero llegamos tarde y ya había empezado, así que al final nos cogimos entradas para la de la una y como teníamos tiempo de sobra, como no, nos fuimos a comer algo.
Fue muy entretenido, mucho más que la película, el tiempo que estuvimos en las terrazas del puerto comiendo y hablando (y yo riéndome, que me pegaron unos cuantos ataques y me ponía a reírme yo sola sin más) y mis amigas y yo probando por primera vez un kebab, que nos gustó mucho, (a Ibon no sé si le daría tiempo a saborearlo, porque se lo metí un poco bastante, así que igual no le dio tiempo a pasar por las papilas gustativas...) hay que volver a comer.

La película, bueno, que no daré mi opinión por no herir la sensibilidad de la gente, solo diré que me pasé la mitad de la película hablando y la otra mitad durmiendo, así que...
Pero el aburrimiento causa estragos y si ya de por sí la mente de una persona no funciona correctamente... pues, pasan cosas como la que pasaron.
La cosa fué que tras salir del cine, ya cada uno nos íbamos a nuestras casitas, y claro, recién salidos de la película, el sopor aun nos rondaba, así que íbamos (al menos yo) mirando al suelo, y entonces vimos un bicho negro que en un principio pensamos que era un escarabajo que estaba rebuscando en la hierba de un árbol, pero no! Era una cucaracha! La cosa claro está, podía haberse quedado ahí, pero nunca se queda ahí... así que Ibon (como no) se metió con ella e intento asustarla con el pie y la cucaracha pareció amilanarse (como es normal si se te acerca alguien que te saca casi dos metros) pero... je... jeje...no lo hizo... cuando Ibon la fue a pisar se echó hacia atrás y luego se volvió a atacarle! Le ataco una cucaracha... Ibon por supuesto se aparto (quien sabe lo que podría suponer en él la picadura de una cucaracha... o en la cucaracha...) y tras eso decidió que lo mejor era irse a dormir, que le hacia falta y por una vez nosotros también hicimos lo mismo. Igor y Txiki nos acompañaron a Yuki y a mí que cogimos por los pelos el metro en Gobela y ellos se fueron a Leioa.

Yuki y yo contentas en el metro, por haberlo podido coger, pero nuestra alegría se esfumó cuando llegamos a San Ignacio y vimos como se marchaba nuestro metro, pero lo que más nos dolió fue ver el panel y comprobar como el siguiente era en media hora.
Nos decidimos a sentarnos y esperar, ya que no quedaba mas remedio pero cuando la naturaleza llama, llama. Así que (gracias al bono anual) salen del metro en busca de un bar abierto a las casi cuatro de la mañana, algo un poco complicado teniendo en cuenta que era viernes y que en San Ignacio conocemos la parada de metro y desde dentro.

Pero no podíamos esperar, así que con paso decidido fuimos en busca de un bar, y como no, lo encontramos. En un principio creíamos que era un bar de striptease o directamente un prostibulo porque el dibujo que tenia alrededor de todo el establecimiento realmente hacia pensar eso. Nos acercamos así como que no quiere la cosa y mientras Yuki se me agarraba bien yo miraba de reojo el bar; en la puerta había dos gorilas, uno haciendo honor al nombre por su voluminosidad y el otro con un chaleco antibalas (muy normal) Yuki dijo que ni loca entraba, pero no aguantábamos hasta casa así que yo con mi carita de niña buena me acerque y les pedimos amablemente que nos dejasen pasar, que solo era para ir al baño, y el gorila voluminoso muy majo él, nos llevo hasta los baños (solo la puerta, no entró).

Al final el bar resultó ser una discoteca de música únicamente latina y con gente únicamente latina, que también muy majos nos hacían pasillo y nos escanearon según pasábamos. Por fin llegamos la baño... creo que nunca había visto semejante cosa... Yuki y yo supusimos que en sus orígenes había sido un baño, pero nos costaba creerlo. Entramos en uno y era todo un espectáculo; la cisterna rota, el water taponado por papel, la tapa de la cisterna dentro del tanque de agua, la tubería rota... y no sigo porque esto se hace muy largo. Bueno, después de salir del baño y agarrando bien las mochilas salimos del bar, fuimos hasta el metro, lo cogimos y después de pasar por mi casa a por mi mochila nos fuimos a su casa, porque me quedaba allí a dormir. Allí poco más paso, empezamos una partida, pero estábamos muy cansadas y nos acabamos durmiendo hasta las dos del mediodía del día siguiente.

Y eso fue todo, lo del día siguiente lo contare en otro post que sino se hace un pelin largo (tengo que practicar mi capacidad de síntesis...) En el próximo más y mejor!

0 Comments:

Post a Comment

<< Home